Photography Tumblr Themes
Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here. Write here.

Ya no sabia que hacer, si correr y huir como siempre, como la cobarde que suelo ser, o quedarme y enfrentar mis problemas, mis sentimientos, enfrentar a la persona por la cual mil y una lagrimas habia derramado, a la que me saco mas de una vez el aliento con una sonrisa o una miradita.

Mi corazon palpitaba mil veces por segundo, mi respiracion era agitada y mis pasos torpes, iba de un lado a otro mientras en mi cabeza una batalla comenzaba: enfrentarlo o huir.

Agotada me sente contra los casilleros, me dedique a contemplar el piso y no pensar en nada por unos segundos para poder aclarar mis ideas. Unos pies se atravezaron impidiendome ver el suelo. Levante la mirada.

-diablos- fue mi unico pensamiendo. El estaba parado mirandome. Abri la boca y me pare. Las palabras no salian.

-¿Por qué me llamaste?-pregunto él.

-Eh… yo…yo…-no tenia opcion, era o quedar como idiota e inventar una estupida excusa, o quedar como idiota pero por lo menos decirle la verdad.

-¿Tu…?-rio.

-yo…-respite hondo y las palabras solo salieron, mi cerebro no puso resistencia.- yo te amo.

Él me saco una sonrisa, una de esas que hace mucho no aparecian, una sonrisa verdadera.

 

Y así se terminó la historia. Sin la palabra FIN, sólo con tres puntos suspensivos. Los de la rabia, la paciencia y la indiferencia.
Donde hubo fuego, no quedan ganas de quemarse de nuevo.
¿Alguna vez has estado enamorado? Es horrible, ¿verdad? Te hace sentir tan vulnerable. Abre tu pecho y abre tu corazón y eso significa que alguien puede entrar y arruinarte. Construyes todas esas defensas, construyes una armadura completa, para que nada pueda herirte, y entonces una persona estúpida, no diferente de cualquier otra persona estúpida, entra en tu estúpida vida… y le das una parte de ti. Ellos no la pidieron. Un día hicieron algo tonto, como besarte o sonreírte, y entonces tu vida ya no es tuya. El amor toma rehenes. Se mete dentro de ti. Te devora y te deja llorando en la oscuridad, de forma que una frase tan simple como “quizá deberíamos ser sólo amigos” se convierte en una astilla de vidrio abriéndose paso en tu corazón. Duele. No sólo en la imaginación. No sólo en la mente. Es un dolor en el alma, un verdadero dolor que se mete dentro de ti y te despedaza.

hachedesilencio:

Neil Gaiman